Construido para defenderse y hoy Bien de Interés Cultural para la ciudad.

Añadir a mi guía

Castillo de San Fernando

La defensa alicantina.

El Castillo de San Fernando es un ejemplo de hasta qué punto fueron previsores los alicantinos ante una posible invasión francesa en 1813, durante la Guerra de Independencia. Previsores y optimistas, porque la finalidad defensiva de este castillo del Monte Tossal estaba destinada a albergar prisioneros y confiaban en apresarlos a todos. Curiosamente, el Castillo de San Fernando -que se levantó para dar respaldo al de Santa Bárbara- nunca fue utilizado porque los barcos franceses, a las puertas de Alicante, fueron reclamados para la invasión rusa y no lanzaron más que un bombardeo de advertencia. De esta forma quedó el Castillo de San Fernando en el olvido y casi abandono porque su arquitectura presentaba muchas deficiencias debidas a las prisas en su construcción. Declarado Bien de Interés Cultural, en los últimos años se analiza su deterioro para reconstruir las partes más afectadas por el tiempo.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Alicante
Consulta precios y fechas