Celigny puede presumir de tener un ‘restaurante-museo’ ideal para un plan romanticón y tranquilo.

Añadir a mi guía

Buffet de la Gare

Pescados, risotto y carpaccio.

Merece la pena alejarse de la ciudad para llegar, en apenas 20 minutos en coche, hasta Celigny, donde se encuentra este acogedor y romántico restaurante. Se trata de un modesto edificio de ladrillo de 1949 con un exterior de aspecto rústico y envuelto en árboles y hojas verdes que le dan apariencia de un tesoro escondido. Pero, una vez dentro, el ambiente cambia totalmente. Los susurros de las conversaciones combinan a la perfección con los adornos ferroviarios y la señalización antigua, más propia de un museo, que evoca los antiguos vagones de tren. El local está dividido en dos mitades: el restaurante, donde degustar comida tradicional francesa y un excelente marisco, y un pequeño y acogedor bistro que se asemeja más a un bar. En la excelente carta destacan los pescados, el risotto o el carpaccio. Durante el verano se puede disfrutar de la terraza, cubierta por los árboles, en el jardín.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía