Monumento a la Guerra Peninsular

Volarás con tu imaginación, adentrándote en la época de las antiguas revueltas europeas.

Añadir a mi guía

Monumento a la Guerra Peninsular

El león, el águila y la Victoria.

Un león sobre un águila moribunda en lo alto de un pedestal de 45 metros de altura hará volar tu imaginación hasta la época de las antiguas revueltas europeas. Y es que este monumento, que se inició en el año 1909 y no fue inaugurado hasta 1951, fue construido para conmemorar la victoria de la alianza británico-portuguesa sobre las tropas napoleónicas a comienzos del siglo XIX. Erigida en el barrio de Boavista, la estatua vigila desde su centro los bonitos jardines de la Plaza de Mouzinho de Albuquerque. Su base está decorada con motivos de la contienda, entre ellos, piezas de artillería y bustos de los soldados que se jugaron la vida frente a los franceses. Mientras el león representa el apoyo inglés (ya que este animal aparecía en su bandera), el águila simboliza al imperio derrotado de Napoleón. La representación femenina del conjunto se hace patente en la imagen de la Victoria, una mujer que avanza guiando al pueblo con la bandera de Portugal en la mano izquierda y con una espada en la mano derecha. La autoría del Monumento a la Guerra Peninsular corresponde al arquitecto Marques da Silva y al escultor Alves de Sousa, aunque la obra sería concluida casi medio siglo después bajo la dirección de los escultores Henrique Moreira y Sousa Caldas.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Oporto
Consulta precios y fechas