Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

La Medina

Visita obligada en Marraquech donde podrás perderte entre vendedores, callejuelas y mezquitas

Añadir a mi guía

La Medina

Un laberinto donde el tiempo se detuvo

Para entrar en antecedentes antes de lanzarte a descubrir Marrakech, es importante que conozcas las dos grandes partes que subdividen la ciudad: el centro, con la Medina o ciudad vieja, flanqueada por muros espectaculares de tierra roja; y la ciudad nueva, proyectada fuera de murallas durante la época del dominio colonial francés y que sigue creciendo hoy. La antigua ciudad amurallada de Marrakech o Medina fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Encierra un rico tesoro de palacios, mercados, cúpulas, minaretes y mezquitas (normalmente, con entrada restringida para por los no musulmanes). Estos monumentos dan buena fe de la riqueza que las antiguas dinastías árabes le otorgaron antaño a la ciudad. El verdadero corazón de la Medina es, sin duda, la emblemática Plaza de Yamaa el Fna, una de las más concurridas del mundo. Ten en cuenta que en la Medina, el alcohol está prohibido y las casas no pueden superar la altura de tres pisos, algo que no sucede en la parte nueva de la ciudad. Sin embargo, sí existe una norma común para todo el conjunto: el exterior de sus edificios ha de ser rojizo, como la tierra autóctona, tradicionalmente empleada en su construcción. De ahí que Marrakech sea universalmente conocida como “la ciudad roja”.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Marrakech
Consulta precios y fechas