Hoy propiedad de Yves Saint Lauren y Pierre Bergé, alberga más de 300 especies de plantas de todo el mundo

Añadir a mi guía

Jardín de Majorelle

Refréscate entre exóticas plantas y cantos de aves

Vibrante y exótico, el Jardín Majorelle es uno de los pulmones naturales más bellos de Marrakech. Se levanta en el corazón de la ciudad y en su interior está también el Museo de Arte Islámico. El pintor francés Jacques Majorelle empleó 40 años de su vida en componer este paraíso. Tras adquirir la propiedad en 1923, la dotó de tal esplendor que la fama llegó incluso a superar a la de sus pinturas. Trajo a Marrakech especies de todos los rincones del mundo, que hoy se calculan en unas 300. Cuando atraviesas el jardín, es como si el tiempo se detuviera para escuchar el canto de las aves, el susurro del viento en las hojas y el fluir del agua en los estanques, ríos y fuentes que lo habitan. En el recinto verás también con un edificio morisco de estilo art deco llamado Villa Oasis. El Jardín Majorelle, que abrió sus puertas al público en 1927, cayó en el olvido tras la muerte del artista en 1962, hasta que Yves Saint Lauren y Pierre Bergé lo compraron en 1980 y restauraron. “Nos quedamos encantados con este oasis donde los colores de Matisse se mezclaban con los de la naturaleza”, dijo el modisto al describir la impresión que el lugar le causó cuando lo vio por primera vez. Por nada del mundo deberías perderte este festival de colores, fragancias y sensaciones. Entrar al jardín te costará 50 dirhams, mientras que visitar el museo (que en su tiempo fue el taller del pintor) tiene un precio de 25 dirhams. Consulta los horarios en www.jardinmajorelle.com.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Marrakech
Consulta precios y fechas