Las curvas son tendencia en São Paulo. Niemeyer y las anacondas son los culpables.

Añadir a mi guía

Edifício Copan

Ciudad colmena.

Como si fuera una ola gigantesca en el mar de residencias de São Paulo se levanta el Edifício Copan, obra del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer. En su línea, o más bien en su curva, se identifica este monumento residencial por la construcción en hormigón armado de 160 metros de altura, la mayoría dedicado a viviendas y oficinas. Es uno de los símbolos de la ciudad, que comenzó su construcción en la década de los cincuenta y no se acabó hasta una década después. Decía Niemeyer que su sinuosa arquitectura se inspiraba en las enormes anacondas del país que, irónicamente, alberga en su interior más de 5.000 habitantes. Los administradores del edificio permiten una fugaz visita de 10 minutos en su terraza de 360 grados en la altura 32, siempre previa reserva. Copan, al que llaman “ciudad colmena” o “ciudad vertical” es otro ejemplo de cómo la arquitectura le gana la apuesta al reducido espacio libre.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía