Restaurante Confitería Torres

Cadena de restaurantes no apta para todos los bolsillos salvo que te pidas un "Barros Luco"… ¡descúbrelo y saboréalo!

Añadir a mi guía

Restaurante Confitería Torres

Emblemáticos e inconfundibles.

Aunque hoy es una incipiente cadena de restaurantes –ya cuenta con tres establecimientos en Santiago-, sus locales mantienen el encanto de esta confitería, probablemente la más antigua de la ciudad. Especialmente interesante es su sede de la calle Alameda, un inconfundible edificio por su exterior en tonos rosados con un curioso origen. Fue un mayordomo de una familia de la aristocracia santiaguina, José Domingo Torres, quien montó el negocio dada su buena mano para la cocina en general y la repostería en particular. Creada en 1879, su privilegiada posición junto a los más importantes edificios gubernamentales y su cuidada cocina lo convirtieron en uno de los preferidos de las autoridades, hasta el punto de que el cóctel de honor al cuerpo diplomático durante las celebraciones del I Centenario de la Independencia tuvo lugar en sus instalaciones. Desde entonces, ha contado con todo tipo de visitas ilustres y se ha convertido en sede de lanzamientos de algunas de las iniciativas culturales más importantes del país. Es uno de los mejores lugares para degustar comida tradicional chilena y dulces típicos, aunque los precios son altos. Si quiere ajustar el presupuesto, puede pedir un “Barros Luco”, bocadillo de carne y queso fundido, llamado así en recuerdo del presidente Ramón Barros Luco. Este sándwich se encuentra en muchos bares del país pero fue en el Torres donde comenzó a popularizarse, pues el presidente era un cliente asiduo de la confitería.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Santiago de Chile
Consulta precios y fechas