Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Recuerda al Cristo de Corcovado, más no lo es. 14 metros de altura y 86 toneladas de peso merecen fotos.

Añadir a mi guía

Estatua de la Virgen María, en el cerro San Cristóbal

La mirada del Cerro de San Cristóbal.

No es tan conocida como el Corcovado de Río de Janeiro, pero la estatua de la Virgen María que preside el cerro de San Cristóbal es también símbolo de la ciudad en la que se encuentra. Modelada en hierro colado y hueca por dentro, la imagen tiene 14 metros de altura, a los que se suman los ocho que mide el pedestal sobre el que se encuentra. Fundida en los talleres parisinos de Val d’ Osne, la escultura pesa más de 36 toneladas, que fueron instaladas en lo alto del cerro -880 metros- en el año 1908. Un cerro que es el más alto de la ciudad y que de ahí precisamente recibe su nombre: los viajeros de la época comenzaron a llamarlo San Cristóbal, patrón de los caminantes, porque su altura les servía de guía para llegar a Santiago. Hoy es una gran área recreativa, -en ocasiones llega a estar masificado- que dispone de rutas de senderismo, jardín botánico y hasta parque zoológico, además de un espectacular centro cultural, la Casa de la Cultura Anahuac, construida por el arquitecto chileno Carlos Martner. Para llegar a la cumbre de este gran Parque Metropolitano que se extiende a lo largo y ancho del cerro de San Cristóbal, nada mejor que el funicular, inaugurado en 1925, y que todavía hoy mantiene sus tres paradas iniciales.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía