Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Llama la atención que en pleno centro financiero de Río puedas encontrar un lugar con tanta paz

Añadir a mi guía

El convento de Santo Antônio

Reminiscencias del pasado colonial

Situado en el actual Largo da Carioca, epicentro del distrito financiero, este edificio constituye uno de los principales símbolos del pasado portugués de Río de Janeiro. Su historia se remonta a 1592, cuando la colina en la que está situado pasó a propiedad de los primeros monjes franciscanos que desembarcaron en Brasil. Su construcción, iniciada por Fray Francisco dos Santos, se prolongó de 1608 a 1620, aunque el edificio experimentó importantes cambios a partir del siglo XVIII. Entre los más destacados, la incorporación de la estatua de Santo Antônio, situada en el vestíbulo, y la sacristía, en cuya decoración destacan las pinturas barrocas y los revestimientos de azulejos portugueses y tallas de madera. En la parte trasera se encuentran las catacumbas en las que descansan históricos personajes de la orden franciscana. También hay un mausoleo, con los restos de varios miembros de la Casa Imperial Brasileña, incluida la primera emperatriz, Doña Leopoldina. El conjunto artístico se completa con la aledaña iglesia de la Ordem Terceira de São Francisco da Penitência, cuya capilla está adornada con retablos barrocos que recuerdan la vida del santo. Al salir a la plaza, bulliciosa por naturaleza, puedes permitirte descansar unos minutos alrededor de la primera fuente pública que se construyó en la ciudad, allá por 1723. Más información en www.conventosantoantonio.org.br.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía