Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Con casi 200 años de diferencia, cada una de ellas tiene su encanto y su historia

Añadir a mi guía

Las catedrales de Río

Dos símbolos a poca distancia

Ubicada en la rua 1º do Março, la iglesia de Nossa Senhora do Monte do Cormo se inauguró oficialmente en 1770, con el objetivo de que las hermanas carmelitas tuvieran un templo en el que rezar. A aquellos primeros años corresponde su decoración interior, en la que trabajaron Mestre Valentim e Inácio Ferreira Pinto, dos de los artistas más importantes del Río de Janeiro de la época colonial. Tras la invasión napoleónica de Portugal, en 1808, la Familia Real lusa se vio obligada a instalarse en la ciudad y utilizó el convento como Capilla Real. En esos tiempos fue testigo de importantes acontecimientos históricos, como el funeral de la Reina María I, en 1916. Seis años más tarde, una vez proclamada la independencia de Brasil, se convirtió en la Catedral de Río de Janeiro. El arquitecto portugués Pedro Alexandre Cavroé se encargó de concluir su inacaba fachada y le dio un toque neoclásico. En 1964 se inició en la Avenida de la República de Chile la construcción de la nueva Catedral, en honor a São Sebastião, inaugurada en 1976 y conocida popularmente como la Metropolitana (www.catedral.com.br). Se trata de una gran estructura en forma cónica de 96 metros de diámetro y 75 de altura. Actualmente alberga la Archidiócesis de Río de Janeiro.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Río de Janeiro
Consulta precios y fechas