Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

La peculiar historia del Largo do Boticário

Antes de subir al Corcovado, pasea por el curioso Largo do Boticario e interésate por su historia

Añadir a mi guía

La peculiar historia del Largo do Boticário

Una entrada a una parte desconocída de Río

Cosme Velho es un pequeño barrio carioca situado en lo alto de las colinas, desde el que puede tomarse el tren que asciende hasta el Corcovado. También alberga uno de los rincones con más encanto de Río de Janeiro, el Largo do Boticário, una conocida plaza situada al otro lado del río Carioca. El lugar arrastra una historia muy particular, ya que no tiene nada que ver con la época colonial portuguesa y, sin embargo, recuerda muchísimo a aquel periodo de la historia brasileña. El motivo es que el terreno fue adquirido a comienzos del siglo XX por la acaudalada familia Bittencourt, que decidió llenarlo de edificios de estilo neoclásico y otros motivos coloniales, como farolas, azulejos, piedras o forjas. Incluso se utilizaron materiales auténticamente coloniales, procedentes de otros edificios de Río de Janeiro que estaban a punto de desaparecer pasto de las escavadoras. La belleza del lugar hizo que Lewis Gilbert se fijara en él para rodar varias escenas de Moonraker, una película del año 1979 en la que Roger Moore encarnaba el papel de James Bond. El nombre de Boticário se debe a Joaquim Luís da Silva Souto, el hombre que hasta 1831 regentó la desaparecida farmacia situada en una de las calles circundantes.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía