Puerta de Toledo

¡Bienvenidos! La Puerta de Toledo saludaba en el siglo XIX a quienes llegaban a Madrid.

Añadir a mi guía

Puerta de Toledo

Más pequeña que la de Alcalá pero igual de querida.

Es más pequeña que la de Alcalá, pero la Puerta de Toledo también tiene su cariño popular. Hasta tal punto que tiene dedicadas unas sevillanas (cántese: “A la Puerta de Toledo, madre, le tengo celos”). Forma parte del sistema de arcos que jalonaban la ciudad para recibir hasta el siglo XIX a los visitantes. Ésta se proyectó para conmemorar el triunfo de Napoleón y la llegada de José Bonaparte, también llamado Pepe Botella por su supuesta afición al vino. Pero el destino quiso que se terminara justo cuando Fernando VII, el Deseado, llegó al trono y se utilizó como respuesta de piedra al invasor francés. Desde la plaza en la que se ubica se entiende (y se sufre, si vas caminando) la orografía de Madrid, repleta de cuestas, valles y hondonadas. Si miras hacia abajo, verás en línea recta el barroco Puente de Toledo, de Pedro de Ribera. Camina hasta allí porque disfrutarás de una de las mejores panorámicas de la puerta. Si miras hacia arriba, la calle se adentra en el meollo del barrio de La Latina.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Madrid
Consulta precios y fechas