Antiguas termas romanas en las que sus habitantes venían a relajarse y conversar con sus vecinos

Añadir a mi guía

Termas del Caracalla

Viaje en el tiempo

¿Has oído hablar alguna vez de las termas romanas? Las termas del Caracalla se mantienen en pie como si quisieran enseñarte los lujos de la civilización romana. En su interior, tras unos muros de casi 30 metros de altura, guardan el entramado arquitectónico más complejo de la ciudad. Aunque pueda parecer un tópico, es impresionante como, en el año 216, empezaron a funcionar estos sistemas de agua caliente. Fueron construidas durante el mandato de Marco Aurelio. Había varios circuitos termales más repartidos por la ciudad ya que eran una de las grandes demandas de los ciudadanos. De hecho, eran de uso gratuito. Por dentro, además de diferentes zonas de baño con diferentes temperaturas, había una decoración y una ornamentación pensada para la relajación del bañista. Los vecinos acudían a estas termas a encontrarse y conversar con sus conciudadanos, por ello, disfrutaban también de grandes zonas de descanso. Aunque ya no puedes contemplar su decoración original, sí podrás visitar todos los rincones de esta ruta de aguas calientes y después puedes sentarte a sus puertas, como hacían los antiguos romanos y contemplar cómo cae el sol sobre la ciudad de Roma.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía