Buckingham Palace

¿Quién le iba a decir al Duque de Buckingham qué su residencia acabaría siendo el centro de operaciones Real?

Añadir a mi guía

Buckingham Palace

El edificio más monárquico.

Este es el símbolo de la monarquía británica. Aunque en su momento, el Duque de Buckinhgam no tenía ni idea de que la residencia que estaba construyendo pasaría a ser el palacio que hoy conocemos. Fue después de su muerte cuando su hijo lo vendió al rey Jorge III en 1762. Pasarían cerca de setenta años hasta que su heredero, Jorge IV, decidiera convertirla en palacio real reconstruyéndola al estilo neoclásico francés y añadiendo dos alas más, formando la figura con un patio abierto que conocemos hoy en día. Aún así, la residencia oficial seguiría siendo el Palacio de St. James hasta la llegada de la reina Victoria, que trasladó a la familia a los Jardines de Buckingham. Desde entonces, el edificio se ha convertido en el centro vital de todos los asuntos desempeñados por la realeza, desde ceremonias hasta cumbres internacionales. Desde hace unos años es posible visitar su interior. Una vez dentro podrás contemplar las salas plagadas de elementos y decoraciones artísticas e históricas que alberga el ala occidental, y, en determinadas fechas, incluso la Royal Collection, popularmente conocida como Las joyas de la corona, que, curiosa y contrariamente, no pertenecen a la familia real, si no a la nación, al igual que el propio palacio y el castillo de Windsor.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Londres
Consulta precios y fechas