Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Aunque hoy en día es un lujo, estar en Venecia y no subirse a una góndola suena a pecado, ¿no?

Añadir a mi guía

Paseo en góndola

O sole mio!

La góndola es, indudablemente, la imagen más emblemática de la ciudad. Nació como recurso para moverse rápidamente por los canales, pero hoy en día ha pasado a ser una actividad de lujo dejando a un lado su utilidad como transporte. Para dar un paseo por el Gran Canal, puedes acercarte a tres puntos del centro. Salen desde San Marco, Puente Rialto y la Estación de Tren. Cuando llegues a cualquiera de ellos, sólo tienes que buscar el grupo de gondoleros con su mítica camisa para contratar el viaje. Por la noche, los viajes adquieren un tono más romántico al ser amenizados con las famosas serenatas de los gondoleros. Como alternativa económica al elevado precio que tienen las modalidades anteriores, están las traghetti. Estas góndolas menos vistosas son manejadas por dos conductores y cruzan de un lado a otro el Gran Canal. Lo hacen, como es lógico, en las zonas de éste donde no hay puentes. Para encontrar estas embarcaciones, hay que fijarse en las placas amarillas que indican la calle. Verás que una flecha señala a una góndola. Siguiendo estas señales, te guiarán hasta un amarre de las traguetti.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía