No esperes encontrar un salón de juego, sino un edificio lleno de ilusiones ópticas.

Añadir a mi guía

Casino Marino

Un juego para la vista.

A pesar del nombre, el Casino Marino de Dublín no es un salón de juego, sino uno de los edificios neoclásicos mejor conservados de Europa, residencia de verano del primer conde de Charlemont, James Caulfeild, a partir de 1775. Su arquitectura juega con la vista, ya que parece un edificio relativamente pequeño con una gran puerta romana de entrada y galerías acristaladas en sus laterales, pero la ilusión óptica esconde en realidad 16 habitaciones, ni más ni menos, divididas en tres pisos, donde se vivieron las mejores fiestas, bailes y reuniones literarias de la alta sociedad de la época. El Casino Marino, diseñado por el arquitecto William Chambers, también esconde elementos poco decorativos pero necesarios, como tuberías de desagüe y chimeneas, en las elegantes columnas de la entrada o las supuestas urnas funerarias romanas del tejado. En su interior encontrarás una recreación de los aposentos y salones de la época, con explicaciones guiadas en inglés.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Dublín
Consulta precios y fechas