La Diana Cazadora y su curiosa historia

Recuperó su reinado en pleno Paseo de la Reforma tras su inmerecido segundo plano en los años 70.

Añadir a mi guía

La Diana Cazadora y su curiosa historia

"Cazadora" pero sin flechas.

Desde su pedestal, esta Diana sin flechas ha visto cambiar la mentalidad de la sociedad mexicana desde que tuvo que sufrir en sus carnes el puritanismo reinante durante sus primeros años de vida. La construcción de esta estatua fue obra del escultor Juan Fernando Olaguíbel, que la concibió como una “Flechadora de las Estrellas del Norte", allá por 1942. Entonces, su desnudez provocó las críticas de los sectores más conservadores, que se manifestaron exigiendo que se taparan sus partes nobles. Tal fue su tesón que finalmente el escultor tuvo que ponerle una especie de tela, tallada en bronce. Y así se mantuvo la estatua durante dos décadas, hasta que los vientos de libertad de los años 60 y en concreto la celebración de las Olimpiadas en el 68 devolvió a la figura a su estado original. Hoy es una de las fuentes más queridas y admiradas de los mexicanos, que en los 90 se movilizaron para que fuera instalada en su actual emplazamiento, en el Paseo de la Reforma, en lugar del escondido jardín al que se la destinó en los 70.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a México
Consulta precios y fechas