Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Tres estilos arquitectónicos bien diferenciados reunidos en una plaza que te invita a pasear, o simplemente, sentarte y observar.

Añadir a mi guía

La Plaza de las Tres Culturas

Testimonio de tres épocas.

Sentarte o pasear por esta inmensa plaza es una buena manera de conocer, de un solo vistazo, la apasionante historia de este país que es México. Antes de la llegada de los españoles, el lugar ya era utilizado por los aztecas como zona de reunión, con un inmenso mercado en el que, según cuentan las crónicas, se congregaban unas 60.000 personas para intercambiar sus mercancías. Era entonces el centro de la Villa de Tlatelolco, nombre por el que también se conoce a la plaza, en la que existe un pequeño recinto en recuerdo a los típicos ceremoniales de la época. Atendiendo a su arquitectura, distinguimos claramente las tres etapas de la historia de México que dan nombre a la plaza. A un lado encontramos una especie de pirámide, muestra de la época prehispánica; y un poco más atrás se encuentra la iglesia y convento de Santiago, vestigio de la época colonial. Junto a ellos se alza el edificio de cemento y cristal del Ministerio de Asuntos Exteriores, exponente de una nueva era en México. En su interior, un pequeño monumento recuerda los hechos acaecidos en octubre de 1968, cuando el Gobierno ordenó disparar contra los estudiantes que se manifestaban pacíficamente en la plaza, provocando la muerte de cientos de jóvenes y deteniendo a miles de ellos cuando faltaban 10 días para los Juegos Olímpicos de México de ese mismo año.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía