Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Meláncolía y olor a pescado frito, los charloteos y risas: señas de identidad de un barrio lleno de sorpresas.

Añadir a mi guía

Alfama

Laberinto de ruas y becos.

Quizás la esencia de Lisboa radique en este laberíntico barrio que aguarda al viajero con sorpresas en cada esquina: capillas encaladas, iglesias barrocas, grafittis con mucho arte... Por ello conviene explorarlo sin prisas ni mapas, tampoco sirven de mucho puesto que resulta difícil no perderse por sus angostas y populares calles (especialmente recomendables son las Ruas San Joao y la Rua dos Remedios). Niños jugando en la calle, tenderos asomados a sus pequeñas tiendas de comestibles y abuelas que sacan su silla a charlar en la calle a ver la vida pasar y que parecen hablar de ese pasado esplendoroso del que puede presumir la que fuera capital del imperio portugués campan a sus anchas en este entramado de ruas y becos (callejones sin salida). El olor a pescado frito y esa melancolía tan portuguesa impregna este barrio que se extiende bajo la catedral hasta abrirse al mar, un destino que espera rebosando misterio al viajero aventurero.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Lisboa
Consulta precios y fechas