Catedral de San Pedro (Saint Pierre)

Emblema ginebrino, sobrio y romano, con pinceladas góticas y neoclásicas que lo convierten en genial e imprescindible.

Añadir a mi guía

Catedral de San Pedro (Saint Pierre)

¡Ave César!

Construida entre 1150 y 1250, esta catedral romana constituye la imagen emblemática de Ginebra, lugar que domina desde la colina de la Parte Vieja. Pese a su sobriedad, el templo presenta una combinación casi perfecta de elementos góticos y neoclásicos, lo que la convierte en un monumento imprescindible. Merece la pena subir los 153 escalones de la torre norte para disfrutar, previo pago, de una de las mejores vistas del lago e incluso, con buen tiempo, del Mont Blanc. Durante la Reforma, Juan Calvino tomó la catedral como insignia de su espiritualidad calvinista que evitaba el culto a la imagen, lo que se refleja en su austero interior. Los órganos actuales datan de 1965, pero hasta el siglo XV no hubo música por prohibición de Calvino. En la colorista capilla de los Macabeos, del siglo XV, abundan los dorados que contrastan con los llamativos rojos y azules del suelo. Bajo sus cimientos se encuentra una de las más importantes excavaciones arqueológicas de Europa, descubierta en 1976.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Ginebra
Consulta precios y fechas