Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Cementerio Presbítero Matías Maestro

El cementerio de las anécdotas y los escándalos es una de las visitas obligadas en la ciudad peruana.

Añadir a mi guía

Cementerio Presbítero Matías Maestro

Primer panteón civil latinoamericano.

Además de ser el primer panteón civil de Latinoamérica, el Cementerio Presbítero Matías Maestro alberga casi más anécdotas que tumbas desde 1805. Para empezar, supuso un escándalo la idea de no enterrar a los muertos en las criptas de las iglesias. El paisajismo del cementerio contaba con parques, esculturas y delicadas capillas que fueron decoradas con frescos en su interior. Y precisamente cuando pintaba los últimos retoques, sufrió un accidente el pintor Francisco Acosta y falleció. Pero su cuerpo fue escondido y tuvo que esperar para ser enterrado a que se celebrara el oficio del arzobispo español Juan Domingo González de la Reguera, que tendría el honor de ser el primer enterrado en el lugar. Escenario de rituales cristianos y otros santeros, el último escándalo sucedió en 1917, cuando la bailarina rusa Norka Rouskaya danzó semidesnuda la 'Marcha Fúnebre' de Chopin en mitad de la avenida del cementerio y de noche, jaleada por un grupo de bohemios y escritores de la época que casi terminan en la cárcel por su aventura.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía