A pesar de su polémica historia hoy en día es una de las señas de identidad de la ciudad.

Añadir a mi guía

El Obelisco

Los 67 metros más representativos de la ciudad.

Cruzar la Avenida del 9 de Julio que separa la cara marítima de la zona interior de la ciudad, es una excursión indispensable. Al pasar por la cara norte, chocarás inevitablemente con la Plaza de la República, que reconocerás al momento por el gran obelisco de 67 metros que la corona y que supone el icono indiscutible de la ciudad. Situado sobre el suelo que, cien años antes, pisaba una iglesia dedicada a San Nicolás de Bari donde se izó oficialmente una bandera argentina por primera vez. Este monumento fue levantado en el año 1936, conmemorando el cuarto centenario de la fundación de la ciudad, de una manera apresurada (en tan solo 60 días) que suscitó toda clase de polémicas. Objeto de protestas y burlas por parte de los porteños, durante los primeros años esta estructura estuvo cerca del derribo pero con el tiempo la controversia fue cesando hasta que los ciudadanos lo asimilaron como una parte de la ciudad que, a día de hoy, se ha vuelto una seña de identidad. En las últimas décadas, el obelisco ha sido testigo de numerosos actos de manifestación o celebración oficial, no oficial, legal e ilegal, desde actos como vestirle con las banderas argentina y alemana para celebrar los 150 años de relaciones entre ambos países, hasta colgar furtivamente desde su cúspide un cartel de Greenpeace en favor de la protección del clima.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía