Catedral Metropolitana

Fachada inusualmente romana, decoración religiosa clásica y suelo de mosaicos venecianos: tintes identificativos de esta joven catedral.

Añadir a mi guía

Catedral Metropolitana

12 Apóstoles, 12 columnas.

Resulta imposible pasar por la Plaza de Mayo y que no te fijes en la fachada de esta catedral, tan alejada de los cánones habituales y más cercana a la imagen de un templo romano o griego. Finalizada la construcción de su fachada en 1821, esta joven catedral debe su corta edad a cuatro derrumbes desde finales del siglo XVI, tiempo en que se levantó como una modesta capilla de arcilla. Las endebles estructuras que la formaban fueron precipitándose una a una y reconstruyéndose hasta principios del siglo XIX, cuando se levantó la edificación actual y se plantaron sus doce columnas, representando a los doce apóstoles, en su parte posterior, así como el mural sobre el reencuentro de José con sus hermanos y su padre Jacob, que remite a la unión de la provincia de Buenos Aires al resto del país tras la guerra civil. Tras pasar esta imponente entrada, aún te espera el interior de una capilla que es ejemplo de la arquitectura y decoración religiosa clásica, desde su ya mítico suelo de mosaico veneciano hasta sus cúpulas, decoradas con motivos bíblicos. Pero el gran tesoro que guarda esta iglesia es el mausoleo del general José de San Martín, uno de los máximos iconos libertadores de Sudamérica frente a la colonización, héroe nacional y Padre de la Patria, sus restos son un punto de interés turístico, cultural y popular.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Buenos Aires
Consulta precios y fechas