Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Basílica del santísimo Rosario y Convento de Santo Domingo

La importancia de esta Basílica no es solo religiosa. También histórica. Alucinarás con todo lo que aprenderás durante esta visita.

Añadir a mi guía

Basílica del santísimo Rosario y Convento de Santo Domingo

Imagen clásica colonial.

Este templo no es solo un punto de interés religioso. Supone un verdadero mapa de la historia de Argentina. En el barrio de Monserrat, conocido por ser el campo de batalla frente a las tropas inglesas en 1807, se erige esta basílica cuyos inicios se remontan a 1751, cuando aún era una sencilla iglesia dominica pues no se le concedió el título de basílica hasta 1910. Una de las torres fue reconstruida tras su destrozo por el fuego inglés, pero en ella puedes apreciar las réplicas de los balazos que ostentó antes de su renovación, y descontando este y algún otro arreglo puntual, la estructura presenta la misma imagen clásica colonial desde su nacimiento. En el interior de la basílica se encuentran además dos banderas inglesas de la primera invasión y dos españolas, arrebatadas en la campaña del Alto Perú. Tras la expulsión de los dominicos en 1823 por Rivadavia , fue empleada como Museo de historia Natural, y en sus torres se instalaron un observatorio de astrología y un gabinete meteorológico, pero tan solo doce años después les fue devuelta. Curiosamente, aunque no es muy sabido, en lo alto de las torres se sitúan dos veletas, una de las cuáles es un perro que hace honor al origen del término dominico, que del latín viene a ser los guardianes del señor. Este edificio, declarado Monumento Histórico Nacional, es una parada en el camino capital que redondea el paseo por el histórico barrio.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía