Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Cerrar

Su peculiar fachada la delata. Y La última cena de Da Vinci te impactará. Debes ir: ¡sí o sí!

Añadir a mi guía

Iglesia Santa María delle Grazie

Gótica y renacentita.

Este lugar ineludible tiene distintos motivos por el que visitarle. Para hacerlo, puedes coger la calle Corso Magenta bajo el Parque Sempione y caminar hacia el oeste. En seguida te encontrarás con la pequeña plaza donde se encuentra la iglesia. La reconocerás al momento, ya que su fachada es de las más peculiares de la ciudad. Su construcción comenzó en el gótico y terminó en el renacimiento. No obstante, una vez allí no dudes en entrar a su interior. Caminando entre sus arcos y sus claustros puedes sentir la antigüedad del edificio, pero el mayor tesoro que guarda se encuentra en el refectorio Cenacolo Viniciano. Acércate hasta ahí para observar el famoso fresco de Leonardo Da Vinci, La última cena. Esta obra capital del autor italiano fue comenzada a finales del siglo XV y aunque ha necesitado alguna restauración, hoy se puede contemplar en este lugar.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Milán
Consulta precios y fechas