¿A qué te suena?: este antiguo puente colgante es uno de los puentes más peliculeros y fotografiados del mundo.

Añadir a mi guía

Puente de Brooklyn

Todo un emblema.

Pasear el puente es la forma perfecta para rematar un día en la ciudad. De entre los numerosos puentes que tiene Manhattan, éste es sin duda el más emblemático por varias razones. Para empezar fue el primer puente colgante del mundo, inaugurado en 1883. Desde entonces, su imagen ha sido inmortalizada en cientos de películas y fotografías. Para verlo, lo mejor es enlazarlo cuando estés visitando la zona de Lower Manhattan. Desde la zona de Wall Street, puedes caminar poco tiempo para entrar por su extremo oeste. Desde ahí, el puente te conecta con el barrio de Brooklyn al este. La mejor manera para visitarlo es ir a última hora de la tarde y caminar por las pasarelas superiores. Tras sus casi dos kilómetros, intenta no mirar atrás para reservar la vista que estás dejando. Al volver sobre tus pasos tendrás una imagen única de la ciudad al atardecer.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía