¿No te gustan mucho las palomas? Entonces, abstente. Sino es así, no dejes de ir, los peques de la casa lo agradecerán.

Añadir a mi guía

Parque de las Palomas

Un respiro para los peques.

Si viajas con niños y se aburren de visitar monumento tras monumento, puedes hacer un descanso en el Parque de las Palomas (no apto para alérgicos o fóbicos), custodiado por cientos de estas aves. Se encuentra situado en la zona del Viejo San Juan, junto a la Capilla del Cristo, con vistas a la Bahía. La costumbre consiste en comprar una bolsa de maíz en algún puesto cercano y pasar una agradable mañana a la sombra de los árboles o sentado en un banco, donde acudirán en masa las palomas para alimentarse. Hay que tener cuidado si se quiere alimentar en la mano, picarán sin contemplaciones, y también cuidado con asustarlas en pleno vuelo, porque pueden evacuar encima. Se cree que originalmente, el Parque de las Palomas formaba parte del fuerte defensivo del siglo XVIII, del que ya quedan pocos restos.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía