Esta pequeña iglesia sirvió de refugio y vigilancia en las batallas vecinales de la ciudad.

Añadir a mi guía

Iglesia de San Nicolás

Una pequeña fortaleza.

Las disputas vecinales en el siglo XII en Pamplona rozaban las guerras civiles y por ese motivo se erigió la ermita de San Nicolás como iglesia-fortaleza: igual se daba misa que se vigilaba desde sus altas torres los posibles ataques del enemigo. Desafortunadamente, la arquitectura original románica de gran valor se perdió en un incendio provocado por uno de esos enfrentamientos entre barrios o 'burgos'. La ermita reconstruida, situada en la Plaza de San Nicolás, se alzó con enormes muros y verjas que contribuían a mejorar la defensa, con una estética gótica que realza su monumentalidad. Curiosamente el órgano barroco que descubrirás en su interior es uno de los más antiguos de Pamplona, todavía en uso en ocasiones especiales. La arquitectura medieval con planta de cruz latina respeta ese estilo gótico iluminado por vetustas vidrieras y pinturas del Medievo que se descubrieron tras una restauración.

Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

Reserva ahora tu vuelo a Pamplona
Consulta precios y fechas