Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies[Abre en ventana nueva].

Cerrar

Sus 118 manantiales le valieron el nombre de Ciudad de los Balnearios. ¿Habrá qué probarlos, no?

Añadir a mi guía

Balnearios

A remojo termal.

Si por algo destaca Budapest es por sus balnearios. De hecho se la reconoció como “Ciudad de los balnearios” en 1934 gracias a los 118 manantiales que en ella se concentran. Y es que el agua termal ya tenía su importancia en la época de los romanos. También con los turcos en el siglo XVI se construyeron algunos baños que hoy en día siguen funcionando. El más famoso es el balneario de Gellert, ubicado en el Hotel Gellert. Pero ojo, que el balneario estaba primero. Es el típico de los anuncios de televisión y portada de revistas. Su piscina exterior incluso es imagen de la ciudad y la piscina interior destaca por las columnas en las que se enmarca. Se construyó en 1918. Otro de los más famosos es el de Széchenyi, neogótico, de 1913. Tiene 3 grandes piscinas al aire libre y 12 pequeñas en su interior. Por supuesto hay salas de masajes y saunas. No dejes de vivir una experiencia increíble bañándote de noche en invierno, mientras está helando y tú estás sumergido en agua termal a 37 grados. En un estilo diferente, el turco, están los baños de Rudas, en cuya sala principal destaca su piscina octogonal.



Tu guía personalizada

Añade fichas para empezar a configurar tu guía

10 consejos para tener tu equipaje a mano

Conoce qué tipo de bultos son considerados equipaje de mano y cómo puedes modificarlos para que te acompañen en cabina durante el vuelo.

Descarga gratuita