La ciudad de la luz es, para muchos, la más bella del mundo. No es de extrañar. A pesar de ser la capital del país que acabó con la monarquía golpe de guillotina, París le debe gran parte de su esplendor y magnificencia…